sábado, 27 de junio de 2015

Tango Coca y Osvaldo Cartery Argentina


Tango:

Osvaldo Cartery y Luisa Inés Cartery más conocida como "Coca”, que actualmente tienen sesenta y nueve años, fueron los campeones del mundo en la categoría de salón o tango milonguero en el año 2004, cuando ambos contaban con sesenta y seis años de edad. El jurado supo valorar la elegancia y ritmo de esta pareja, los “pies de azúcar” de Osvaldo y “la dulzura” de Coca. A partir de ahí, juntos han viajado por distintos países como Checoslovaquia, Estocolmo, Alemania e Italia , donde han enseñado su personal estilo. Osvaldo y Coca bailan juntos desde que se conocieron en una milonga de Buenos Aires. Tuvieron que dejar de bailar tango durante treinta años, para poder criar a sus hijos, y fue después, en su madurez, cuando al retomar el tango fueron descubiertos por Carlos Gavito, comenzaron las exhibiciones por las principales milongas de Buenos Aires y consiguieron ganar el campeonato del mundo. Han ido cosechado éxitos y reconocimiento mundial por su baile, éxitos que no han cambiado para nada a esta pareja entrañable, cercana y plena de sabiduría de un estilo de tango propio de una generación y una época que los amantes del tango no podemos olvidar. 

En 2004, Osvaldo y Coca, participaron en la gran competencia de tango en Buenos Aires junto con otras 665 parejas. Ganaron entonces el Campeonato Mundial de Tango. Osvaldo ya era un brillante bailarín desde joven. En su tiempo, el tango se practicaba estrictamente entre hombres, y a los principiantes se les permitía simplemente mirar para aprender. Después de un tiempo, se les permitía bailar las figuras que correspondían a las mujeres , de modo que los bailarines avanzados pudieran practicar con ellos. En un par de años podían bailar con jóvenes principiantes, y sólo cuando estaban absolutamente seguros acerca de sus habilidades en el baile se atrevían a poner sus pies en la pista de baile. Después de casarse con Coca, Osvaldo no bailó durante tres décadas. Hace seis años, sin embargo, regresaron a la pista de baile y se convirtieron en leyendas. Osvaldo se enorgullece de su apodo Pies de Miel. Él está encantado de explicar que su forma de bailar es tan suave por respeto a la bailarina. Y añade maliciosamente: "Cuando pongo el pie en la pista de baile, cierro los ojos. Cuando los abro de nuevo, la pista de baile es completamente roja, llena de frágiles corazones rojos. Camino suavemente para no romperlos". Esta página está dedicada a Osvaldo y Coca, y para lo que han compartido con el mundo del tango.

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada