viernes, 11 de septiembre de 2015

Tango Cacho Mantegazza Argentina



Tango:

El hombre pasó su infancia en el pasaje Indio, con sus padres y cinco hermanos; pero luego la familia se mudó al barrio de Floresta para vivir en casa compartida. Hacia su juventud, el destino le puso el tango en el alma y entró en las milongas para abrazar ese misterio que llamamos la felicidad. Era elegante hasta en el vestir y bailaba con discreción, como los grandes maestros que no confunden la pista con un escenario. Allá por los 50 participó de concursos y pronto su formación lo llevó por un camino profesional. En el patio de baldosas limpias y lustradas de la casa de su abuela, debajo de una parra hermosa, dio clases de tango. A la par se casó y tuvo dos hijos, con los que vivió hasta que encontró a Isabel, su compañera de baile. Cacho Mantegazza ganó un espacio propio en las milongas, bailó con niñas que hoy son bailarinas reconocidas, encontró en el Gallego Manolo a un gran amigo y era tío del premiado Jorge Manganelli. Pero sobre todo era un cacho de Buenos Aires, un cacho de tango que hoy hace sentir feliz a quien lo recuerda. 

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada