domingo, 24 de abril de 2016

Tango Froilán Aguilar Uruguay


Tango:

En la calle Aurora N° 14, en el corazón de la barriada del Paso del Molino, en Montevideo, nació Froilán Aguilar. Hijo de Francisco Aguilar y Cecilia Porrás Soca y hermano de dos grandes intérpretes de la guitarra: José María Aguilar, solista y acompañante de famosos cantores de su generación —Carlos Gardel entre ellos— y Francisco, un malogrado intérprete prematuramente desaparecido. Froilán Aguilar también consagró su vida a la guitarra. Acompañante de cantores desde su adolescencia, consideraba que la trascendencia de sus actuaciones se producía a comienzos de 1924 cuando formó parte del quinteto criollo Los incógnitos, amplio triunfador en los carnavales y ante el micrófono de la Radio El Día. Sus compañeros eran Ítalo Goyeche, que interpretaba un tango cómico titulado “Es un bicho la mujer”, Carlos Bértola Rayera, Luis Viapiana y José María Aguilar. Los hermanos Aguilar se lucían interpretando en dúo de guitarras la maxixa “Borocotó”. Casi de inmediato Froilán Aguilar se radica en Buenos Aires. Allí, junto a su hermano da respaldo a las presentaciones del dúo formado por Rosita Quiroga y Rosita Del Carril en el Teatro Empire. Disuelto el dúo sigue prestando su colaboración a Rosita Quiroga, sola, en la Radio Cultura y posteriormente constituye un conjunto con Blanquita Ramos, excelente cancionista en el desaparecido Teatro Hippodrome junto a los hermanos Julio y Alfredo Navarrine. Brevemente, en 1926 forma parte del acompañamiento de Ignacio Corsini pero, extrañando su tierra retorna enseguida a Montevideo. Aquí perfecciona sus estudios con el maestro Calatayud y también toma lecciones de piano con Rogelio Mastrángelo. Como guitarrista inaugura casi todas las radioemisoras montevideanas. En 1930 integra el Trío Nacional de Guitarras, con Julio Pizzo y Alfonso Picera. Son ganadores de varios concursos. Froilán Aguilar y el Dr. Juan Carlos Patrón brindan entonces “Murmuyos” y “Caprichosa” como autores, al repertorio antológico de Carlos Gardel. La letra del fado “Caprichosa” fue un regalo del Dr. Patrón a Froilán Aguilar, motivo por el cual su nombre no figura en partituras ni en las etiquetas de los discos. El Trío Nacional de Guitarras forma parte del conjunto criollo Los Trovadores y luego, Froilán Aguilar y Diego Picera junto a dos duetos de cantores, las hermanas Carmen y Magdalena Méndez por una parte y Diego Picera y Narciso Medero por otro logran un rotundo éxito, alrededor de 1932, con repertorio exclusivo de Froilán Aguilar y Juan Carlos Patrón que crean, además un fado titulado “Allá en la sierra” exitosa pieza en el repertorio del dúo Gómez-Vila. En abril de 1934 los hermanos Aguilar actúan junto al cantor argentino Armando Sentous Barbé. Froilán crea el Conjunto Criollo Aguilar, con la cancionista Rufina T. Bárcena y los guitarristas Julio Fontela y Juan Ferro presentándose en Radio Uruguay CX26, donde se produce el estreno de la ranchera “Atropellá nomás” y el fox “El perfume de tus besos”. En 1935 en la antigua Fada Radio forma parte del conjunto nativista de la emisora con Fontela y Ferro y el acordeón a piano de Raúl Fossati. En espectáculos de El Circo Aéreo y La Hora Ideal, el recordado cantor nacional Roberto Bengoa canta por primera vez el tango de Froilán Aguilar “Jardín florido” junto a Aguilar, Fontela y Ferro. El 7 de agosto de 1936 se le tributa un homenaje con motivo de cumplir ocho años de actuación en radiotelefonía. Su inquietud artística lo impulsa a otras metas artísticas. En el año 1943 se presenta como concertista clásico de guitarra en el SODRE, emprendiendo una gira por el interior del país y el sur del Brasil. Por motivos personales debe alejarse de la actividad artística que retorna en 1947. Fue fundador de La Comedia Nacional. Realiza el fondo musical para la actuación de Alberto Candeau en la obra La espada desnuda de Juan León Bengoa y allí estrena su estilo “Lejanías”. Colabora en casi todas las obras nativas puestas en escena por el actor uruguayo Domingo Sapelli. En 1962 se luce ampliamente personificando un viejo payador en el escenario del Teatro Solís en la obra de Justino Zabala Muniz interpretada por la Comedia Nacional Fausto Garay, el caudillo, personaje que encarnara con gran señorío el actor Alberto Candeau. Froilán Aguilar se acompañaba en guitarra entonando un estilo creado por la Sra. María Julia Garayalde de Zabala Muniz y escrito por Julio Martínez Oyanguren. Se jubila luego pero mientras su salud se lo permitió enseñó guitarra y canto, con toda devoción y entusiasmo cuando vivía en una casa de altos de la Av. San Martín, en la esquina de ésta y la Av. Millán. Poco afecto a auto valorarse, sólo una linda amistad que tuvimos con él nos permitió enterarnos de que pudo ser uno de los guitarristas que llamó Carlos Gardel desde Nueva York en 1934. Una «interferencia», como nos decía, impidió su viaje. Aunque las partituras no lo consignen, colabora con su hermano José en el foxtrot “Manos brujas” y el tango “Al mundo le falta un tornillo”, entre otros. La publicación de esta última obra citada impide el registro de un tema similar perteneciente en forma exclusiva a Froilán Aguilar titulado “Se cambiaron los papeles”. De exterior adusto y serio, gozamos por años de su amistad y su confianza. Injustamente olvidado, con su lamentado deceso desapareció una de las primeras guitarras orientales.

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada