jueves, 14 de abril de 2016

Tango Luis Grondona Argentina


Tango:

El tango le vino por herencia y por estrella, y alrededor de los 13 años ya bailaba. Era de Mar del Plata, aunque de pibe se hizo en Avellaneda y entró a tallar en los clubes de barrio como bailarín aficionado. Entonces frecuentaba el Sportivo Valentín Alsina, entre otras milongas de la zona sur. Alguna vez Juan Canaro lo contrató como bailarín de su orquesta y César Tito Lusiardo le enseñó el manejo de los frentes del escenario. Con el tiempo, y junto con su esposa Mirta Sol, desarrolló una postura apilada, un abrazo y un andar cansino que se identificó como canyengue. En diversos viajes fuera de Argentina ganó reconocimiento y adquirió respeto. Parte de ese modo de baile aún se halla en videos de Internet, se guarda entre los tesoros del Canal Solo Tango –donde se exhibe junto con Marta Antón– y en un video instructivo que grabó junto con su esposa, titulado Los Reyes del Canyengue. Luis Grondona solía tener un humor fresco, la mirada franca y un espíritu pícaro y amigable. Era un maestro y un bailarín generoso, siempre atento a escuchar la música y seguir el ritmo. Enseñó a generaciones, realizó exhibiciones caracterizado con sombrero y lengue, y reavivó el estudio de un estilo de baile que parecía haberse perdido. Solo por ello, le sobraron lauros para quedar en el panteón de los grandes bailarines que hicieron la historia del tango danza. 

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario