sábado, 17 de septiembre de 2016

Tango Luis Bonnat Argentina


Tango:

Sus padres —Luis e Irene Abadie— eran franceses. Se radicó en el año 1923 junto a su familia en Bahía Blanca, cursando estudios con el Maestro Olivo Parcaroli. Ingresó en la orquesta de Eberardo Nadalini (contaba sólo 16 años de edad cuando integró este conjunto), teniendo como compañero a Armando Lacava. Actuaron por la emisora LU7 Radio San Martín y en bailes de clubes y salones. Viajó a Buenos Aires en 1937, junto a Lacava y al contrabajista Elvio Olivero. Se sumó a la pléyade de músicos que habitaron la Pensión de la Alegría, de la calle Salta. Luego de pasar algunas penurias, consiguen integrarse al elenco de LS5 Radio Rivadavia como trío estable y también acompañando a los cantores de la emisora. Siendo un buen músico y apreciado en el ambiente, fue convocado por varias orquestas importantes, actuando con Antonio Rodio, Osmar Maderna, en 1944 en la efímera orquesta de Orlando Goñi, Osvaldo Pugliese, Mariano Mores; más tarde con Alfredo Gobbi. Formó parte de la orquesta que acompañó al joven Roberto Rufino y, finalmente, cerró su labor en Buenos Aires, actuando con Enrique Alessio. Regresó a Bahía Blanca en 1946 formando su propia orquesta y luego un cuarteto, manteniendo simultáneamente ambos conjuntos. Tuvo como cantor a Alberto Randal, conocido más tarde en Buenos Aires como Roberto Achával. Durante varios años actuó al frente de su orquesta, todos los miércoles a las 19:05 y domingos a las 11:30 horas por la onda de LU3 Radio Splendid de Bahía Blanca, también en LU2 Radio Bahía Blanca; fue director de orquesta en el cabaret El Tronío, de calle Soler y en la Universidad Nacional del Sur, en 1964. En su orquesta tuvo como cantores, además del ya mencionado Achával, a Carlos Del Mar, entre otros. Entre las obras de su autoría se destacaron cuatro tangos: “Tu capricho”, “Qué importa nuestro amor”, “Trasnochada”, “Don Saturnino” (Ciriaco Medina). También “Cuadro otoñal”, “A los bahienses” y “Milonga carioca”, las tres con Ricardo Alday. Dejó registrado en un disco los tangos “Arrabal” y “Gloria”. El reconocido historiador Luis Adolfo Sierra decía de Palito Bonnat: «Un excelente bandoneonista de los años cuarenta, de quien fui amigo, lo conocí integrando una famosa fila de bandoneones en la orquesta del violinista Rodio, junto a Antonio Ríos, Tití Rossi, Eduardo Rovira y Roberto Di Filippo. Bonnat fue, simplemente, un artista serio y responsable, un bandoneonista de la más pura escuela decariana, un hombre que dio al tango lo mejor de sí». Familiares, periodistas, músicos, cantantes, amigos, espectadores y otras personas que lo trataron, lo caracterizaron como una persona excelente, un tipo derecho, un señor fuera de serie. Siempre andaba bien empilchado, con buenos trajes. Cuando renovaba su vestuario regalaba los anteriores a alguien que los necesitara. Ocurría, entonces, que alguien que lucía un traje que había sido de Luis se lo decía a todo el mundo con orgullo. El pianista y compositor Lucio Passarelli le dedicó su tema “Al amigo ausente” y el bandoneonista Hugo Marozzi con Sadoc Lameiro dejan aquellos versos que señalan: «Bonnat desde el cielo nos mira / llevando una estrella como bandoneón» (“Bahía Blanca antigua”). Luis Adolfo Bonnat tuvo tres hijos (un varón, fallecido, que fue agrimensor), y dos mujeres, que se fueron de Bahía Blanca. Leonor Carpineti, la esposa, falleció también. Para finalizar, relataré una anécdota que me contó una veterana enfermera del Hospital Municipal de Bahía Blanca. Estando Bonnat muy enfermo e internado en dicho hospital, una madrugada aparece Aníbal Troilo, pregunta por Bonnat y ella lo acompaña hasta la habitación. Los dos bandoneonistas conversaron largamente delante de ella. Al irse, Troilo deja en el cajón de la mesa de luz una gran cantidad de dinero y, agarrándola del brazo, le dice a la enfermera al oído: «Esto es para que cuiden bien a mi amigo».

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada