jueves, 18 de agosto de 2016

Tango Osvaldo Schelotto Argentina


Tango:

Su nombre se hizo popular cuando más populares eran Juan Caldarella y Renzo Massobrio, dúo atractivo, de buen éxito y mucho trabajo y grabaciones. Luego, se incorporó Schelotto y se denominó trío. También fue un cuarteto y algunas veces un quinteto. El cuarto supo ser Elvino Vardaro, pero siempre la denominación de trío. Uno el serrucho, otro la guitarra y el piano más el violín de Vardaro cuando se integraba. De acuerdo al sello con el que grabaran fueron Trío Pampeano, Trío Los Nativos o bien Trío Los Provincianos. El aprendizaje de piano y música, hasta donde alcanzara se lo brindó la tía paterna Sara, se perfeccionó trabajando. En 1927, debutó en el Cine Las Familias con la orquesta Villarreal-Britos. Al año siguiente se desempeñó con el trío completado por Norberto Péndola (bandoneón) y Ramón Chozas (violín). Se presentaron en la primitiva Radio LOY Nacional —con el tiempo, LR3 Belgrano— cuando sumaron a Cipriano Nava (bandoneón) y Ernesto Baratucci (violín), para acompañar a los cantores Carlos Viván, Raquel Notar, Lita Bianco, Loreta Darthes y Juan Alessio. En 1929, se integra a la orquesta de Adolfo Pérez Pocholo que se presentaba en la misma radio. En 1930, animó los bailes del Club Boca Juniors como integrante de la orquesta de Juan Maglio. En 1931, formó parte del Trío Nava-Baratucci-Schelotto, denominado pomposamente Orquesta Schelotto. Además, formó una jazz bajo su nombre para secundar las presentaciones del mago Fu-Man-Chú. En 1932, nuevamente con Maglio, en una formación con elementos juveniles y la voz de Roberto Arrieta, para actuar en el Club Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque. Luego pasó al grupo formado por Alejandro Scarpino y después estuvo con Vicente Romeo. Fue el pianista de la jazz Hollywood. Luego por las radios Prieto y Argentina hizo música clásica con el violinista Mario Latero y el violonchelista Juan Castelví. Su labor como se observa fue profusa, pero siempre marchando por una segunda línea de importancia, salvo con Maglio, no llegó a las grandes orquestas. Con experiencia y con trabajo a pleno, a partir de 1942, comenzó a poner fin a su carrera, de lunes a sábados era empleado en la casa Peuser y el fin de semana despuntaba el vicio musical. Fue compositor de numerosos temas, entre ellos los valses “Corazón ingrato [b]”, con letra de Juan Buscaglia; “Reproche de amor”, con Mary Franco; “Caminito de la iglesia”, a medias con Roberto Guisado y letra de Roberto Torres y “Castillo encantado”, con letra del editor Bernardino Iadarola, que utilizó el seudónimo de Adolfo Crosa.

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada