viernes, 16 de septiembre de 2016

Tango Dante Tortonese Argentina


Tango:

El doctor Dante Oscar Tortonese desarrolló una obra singular en el campo de la acción comunitaria, en el área de la salud y en la fecunda labor en favor de la cultura de la ciudad de Avellaneda, muy especialmente en Gente de Arte de Avellaneda de quien fuera presidente, y muchos años en Instituciones como la Cofradía de la Amistad, el Círculo Universitario, el Pueblo Unido, Avellaneda Automóvil Club (AAC) y otras tan importantes como éstas que lo contaron entre sus directivos. Hace unos años se cumplió la promesa de darle el nombre de mi padre a una de las esquinas de Avellaneda. El 26 de octubre de 2007, se colocó el cartel indicador en la esquina de 25 de Mayo y Avenida Mitre a metros de donde tenía su consultorio. Lamentablemente manos anónimas hace tiempo que arrancaron ese cartel y nadie ha tenido la ocurrencia de reponerlo. Fue dirigente del Club Atlético Independiente, entidad que le hizo su reconocimiento poniéndole su nombre al complejo de sus canchas de tenis. Y, hace años, que el salón mayor de Gente de Arte fue bautizada con su nombre. Es lo que corresponde para un hombre multifácetico que se brindó como médico y como legislador a su comunidad. Fue violinista, compositor, mecenas del arte, diputado nacional de la Unión Cívica Radical Intransigente, escritor y médico. Como médico no sólo atendió la salud física de sus pacientes sino que éstos siempre encontraron el oído del profesional atento a las inquietudes del alma. Fue fundador de salas de primeros auxilios de los barrios de Dock Sud y Echenagucía. Como músico se costeó la carrera de medicina tocando el violín en el cine-teatro Roca. Compuso, entre otras, la música de “Sangre maleva”, que quedó en el acervo popular erróneamente como “El Batidor”. Compuso también innumerable valses y marchas. Como diputado nacional, en 1958, elaboró el proyecto de ley sobre pensiones y jubilaciones, que luego se sancionó y fue conocida con ley del 82% móvil; integró la Comisión investigadora del famoso caso Satanowsky y logró la cesión de predios del Estado para Gente de Arte de Avellaneda, para el Club Atlético Independiente, para el Club El Porvenir y para la Asociación Cristiana de Jóvenes, entre otros múltiples proyectos. Escribió obras sobre la sífilis en una época que las enfermedades venéreas estaban a la orden del día. Ayudó a que trascendieran pintores que después serían famosos. Fue médico personal de Miguel Carlos Victorica y amigo de Benito Quinquela Martín, Francisco López Grela y Julio César Vergotini, entre otros, que le obsequiaron sus obras y lo hicieron poseedor de una de las pinacotecas más importantes del país. Recordarlo hoy es un homenaje merecido ya que honrar la memoria de los hombres y mujeres que han brindado su tiempo y esfuerzo para el crecimiento cultural de las instituciones locales es una de las maneras más eficaces de conservar y afianzar la identidad de los pueblos.

Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario